CONCHA DÍEZ: UN ICONO EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER Y SIEMPRE

La capa clásica fue, durante décadas, una prenda eminentemente masculina. El cambio llega con Concha Díez, primera (y, por el momento, única) mujer al frente de Seseña y creadora de la versión femenina de la capa. En plena dictadura franquista, viuda y con 6 hijos a su cargo, Díez toma las riendas de uno de los negocios más emblemáticos de España y hace de esta prenda un símbolo de modernidad y reivindicación de la mujer.

En un afán de revisión y estudio respetuoso de la historia de Seseña, su actual director, Marcos Seseña, se reencuentra con la figura de Concha Díez, su abuela. Una figura importantísima en la casa y a quien rendimos este homenaje con motivo del Día Internacional de la Mujer.

En 1959, Concha toma las riendas de Seseña tras la muerte del fundador, Santos Seseña, y de su hijo Tomás, marido de Concha. A pesar de su complicada situación familiar y de las innumerables barreras para la emancipación femenina, Díez asume el mando de Capas Seseña y logra darle una nueva vida. Lo consigue, en parte, gracias a esa diversificación entre capas masculinas y femeninas que hoy continúa con éxito en Seseña.

Mujer inquieta, exigente y aficionada los viajes y la cultura, Concha Díez materializa su propia liberación como mujer a través del trabajo al frente de la casa y hace de la capa una herramienta para darle esa misma libertad a sus iguales. Así nace en Seseña la capa de mujer, inspirada en la propia capa clásica y en los diseños franceses de la época, y cuya herencia sigue viva en modelos como Catherine, Nicole o Paloma, descendientes directas de las creaciones de Díez.

Durante sus años como directora de la casa, Díez involucra a uno de sus hijos, Enrique Seseña, con quien comparte sus pasos al frente del negocio familiar. En 1965, el hijo sustituye definitivamente a Concha y asume como suya la visión femenina, moderna, tolerante y cosmopolita de su madre, parte inseparable del ADN actual de la marca.