LOGO DE SESEÑA

La magia de los procesos de creación nos fascina. El tránsito del qué al por qué. Del cómo algo que no aún existe, de pronto aflora, crece y va tomando forma.

Es algo que está entre nosotros, agazapado, esperando a que alguien lo rescate y lo modele. Como en la película "Una mente maravillosa", donde el matemático John Forbes Nash -encarnado por Rusell Crowe- imaginaba las relaciones entre las gotas de lluvia, la naturaleza y el aire. Cómo su cerebro era capaz de extraer y componer una ordenación del aparente caos.

Así surge el nuevo logotipo de Seseña: de los espontáneos gestos, de las aparentes formas, de posturas escondidas que sólo algunos pueden ver, transformar y reinterpretar.

Lorena Madrazo, la diseñadora gráfica, autora de nuestro nuevo logo, supo sumergirse en el rico archivo de Seseña y encontrar ilustraciones que le susurraron el camino a seguir. Un sinfín de dibujos y fotos de personajes vistiendo capa que escondían un bellísimo patrón, una huella trazada por sus brazos bajo la prenda.

Lorena atrapó esa forma sinuosa, la plasmó en bocetos y le dio vida. Así, cómo no, lo bautizó, "el escondite del brazo": el imagotipo que acompaña al nuevo logo de la marca. Una conjunción mágica que nos representará en la enésima aventura de Seseña.

Gracias, Lorena Madrazo. Te has ganado la eternidad.